Follow by Email

martes, 6 de marzo de 2012

Lucio Dalla: In Memoriam

Dalla se disponía a celebrar sus 69 años cuando la muerte le atacó en Montreaux, donde estaba de conciertos. Así que la muerte lo dejó para siempre al borde de sus 69 años, alegre, vital y lleno de proyectos.
Bolonia ha perdido un trocito de su identidad pero los miles de boloñeses que el pasado domingo abarrotaban la Piazza Maggiore y la iglesia de San Petronio respiraban a Dalla en el aire triste de la ciudad. "Bologna ti respira" podía leerse en una nota depositada bajo la puerta del número 15 de via d´Azeglio, por la que la muchedumbre no paraba de pasar en procesión.
Lucio Dalla quizá ya no fuese el mismo autor que compuso "Caruso", aquella canción que volvió a popularizar al fallecido tenor napolitano enamorado de una joven alumna en sus últimos meses de vida en Sorrento, pero seguía siendo un cantante querido y admirado por su portentosa capacidad de autorrenovación y transformación permanentes. Cantante de la luna, enamorado del mar (stella di mare, la casa in riva al mare, come é profondo il mare, etc.), con voluntad de poeta y espíritu de niño.
Su muerte, además, ha tenido algunos efectos colaterales de orden interno en la sociedad italiana. Ha vuelto a despertar, por ejemplo, la cuestión siempre latente de la hipocresía social del pueblo italiano con respecto a comportamientos en el ámbito de la moral privada. Y es que en lo sexual Italia sigue siendo uno de los países europeos más pacatos e hipócritas. Así, de Marco Alemanno la prensa italiana ha estado diciendo, hasta que la presentadora televisiva y expresidenta de la RAI Lucia Annunziata ha tenido el coraje de destaparlo, que era un amigo y colaborador íntimo del cantante cuando en realidad era, pura y simplemente, su pareja sentimental. Y desde hacía varios años.
Al mismo tiempo, Dalla no se arrugaba en público al confesar su profundo catolicismo y su devoción por un personaje tan controvertido como José María Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei. En fin, un ser humano complejo y poliédrico, como casi todo el mundo. Y un cantante excepcional, como él solo. 

2 comentarios:

  1. Tu artículo ha sido como el comienzo de la canción, un trino maravilloso de golondrinas. Reviso tu blog de cuando en cuando, no tengo mucho tiempo, pero cuando lo hago y leo los últimos artículos que has publicado me hacen sentir mejor persona. Incluso cuando he de confesar que de arte estoy un poco pegado...Gracias de todo corazón.
    !Ah¡ Maravillo el pequeño poema de la nube, y deliciosa la foto del almendro en flor...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alagan muchos tus palabras y te agradezco de veras que hayas perdido unos minutos para compartirlas conmigo. Un abrazo

      Eliminar