Follow by Email

jueves, 11 de diciembre de 2014

LO QUE EL LOBO NUNCA DIJO




El bosque era mi hogar. Yo vivía allí y me gustaba mucho. Siempre traté de mantenerlo limpio y saludable y no podía evitar un gruñido de indignación cuando algún desaprensivo o simplemente irresponsable perturbaba la paz que en él se respiraba. Un día soleado, mientras recogía la basura dejada por unos excursionistas vociferantes y especialmente maleducados, oí pasos. Eran unos pasos cortos y saltarines que me parecieron los pasos de alguien feliz. Me escondí detrás de un alcornoque y vi venir a una niña vestida de una forma muy divertida, toda en distintos tonos de rojo, y con su cabeza cubierta, como si no quisiera enseñar el rostro, por una especie de caperuza, por supuesto también roja. Naturalmente me puse en guardia. Salí a su encuentro y le pregunté quién era, adónde iba, de dónde venía y otras cosas así. La verdad, no me atreví a preguntarle por su indumentaria, allá cada uno con lo que se pone… Me pareció un poco raro que me contestara cantando y bailando que se disponía a ir a casa de su abuela con una canasta llena de vituallas para el almuerzo. Como era tan desinhibida y natural y no parecieron sorprenderle mis preguntas no puse objeción alguna a sus respuestas. Me pareció una niña sincera aunque un poco singular. No tanto por la ropa como porque me lo dijo todo cantando y bailando una cantinela que me resultó graciosa. Al pronto decidió irse como si tal cosa, sin darme tiempo a hacerle más preguntas ni a hilvanar conversación alguna. Eso ya no me pareció la actitud más correcta en una niña, máxime cuando estaba en mi bosque y encima con una canasta en la que decía que llevaba algo tan ridículo como vituallas. Y, para colmo, vestida de esa guisa.
La dejé seguir su camino pero por un atajo alcancé en un periquete la que me pareció era la casa de su abuela de la que una chimenea echaba un claro humo. Cuando hube llegado me encontré en el porche con una simpática viejita de lo más adorable con la que enseguida supe que me llevaría bien. Le expliqué lo sucedido y ella acordó conmigo que su nieta no había sido todo lo cortés que de su educación podía esperarse. Dijo que una lección no le vendría nada mal. Decidimos entonces que ella se ocultaría hasta que yo la llamara y sin pensárselo dos veces se escondió debajo de la cama mientras yo me disfrazaba con sus ropas.
Cuando la niña llegó la invité a entrar en el cuarto donde ya me encontraba acostado, vestido de abuelita. La niña venía sonrojada y sudorosa y sin mediar saludo ninguno me espetó algo desagradable acerca de mis grandes orejas. He sido insultado a menudo por mi aspecto y no estaba dispuesto a estropear la escena por algo tan tonto como un impulsivo comentario de mocosa, así que traté de ser amable y le dije que mis grandes orejas me servían para oírla mejor. En el fondo, me atraía la desenvoltura de la niña, tan franca y peripuesta a la vez, e hice un esfuerzo por caerle bien. Pero ella hizo otra observación de lo más inadecuada sobre mis ojos saltones. Me tengo por alguien paciente pero ustedes comprenderán que empezara a sentirme algo incómodo. Era como si quisiera provocarme, medirme de algún modo. Decididamente la niña tenía un bonito aspecto pero me estaba empezando a hartar. Pese a todo, respiré dos veces y fingiendo una sonrisa le contesté que mis ojos me servían para verla mejor. Y los abrí si cabe un poco más, sólo para a ver si tomaba nota. La niña se acercó a la cama sin apartar la vista de mi cara y con una mueca, que me pareció de asco, hizo otro comentario de los suyos. Esta vez no pude resistirlo y me encolericé. Siempre he sentido vergüenza de mis dientes pues me parecen demasiado grandes e irregulares y por eso, quizá, los enseño tan poco. Pero esa niña se permitió afirmar que, además de grandes, olían mal. ¡Y eso sí que no! Nunca me ha olido el aliento. ¡Menudo soy yo para mi higiene bucal!
La niña era muy desagradable. Sé que debía haberme controlado más, que era sólo una chiquilla, pero salté de la cama y le gruñí, mostrándole muy de  cerca mis feos dientes –toma, para que te enteres- y le dije que eran tan grandes para comérmela mejor. Comprendo que se lo dije airado, pero ni siquiera la toqué. Sin embargo, esa niña loca empezó a correr y a chillar como una descosida alrededor de la habitación. Yo, asustado, corría detrás de ella tratando de calmarla, pero como tenía puesta la ropa de su abuelita no podía moverme bien. Así que me la quité. Y eso aun fue peor.
En esto que la puerta se abre y aparece un leñador con un hacha enorme que seguramente había sido alertado por el absurdo griterío de la histérica de la niña. Yo lo miré desconcertado y al instante me di cuenta de sus malvadas intenciones y vi que mi vida corría serio peligro. Salté como pude por la ventana más ancha y escapé a toda prisa no sin antes maldecir el comportamiento de esa neurótica vestida de rojo que podía haberme acarreado un final tan lamentable. Me gustaría poder decirles que la historia acabó aquí, pero para mi desgracia la abuelita jamás contó –dicen que perdió la cabeza- la verdad de lo sucedido, nuestro pacto. Y así, no pasó mucho tiempo sin que se corriera la voz –ya saben cómo es la gente- de que yo era un lobo peligroso y desalmado. Y me hicieron el vacío.
No sé qué habrá sido de esa niña tan irritante y estrafalaria. Por lo visto nadie ha vuelto a saber de ella. Pero lo más curioso es que tampoco nadie ha vuelto a tener noticias del leñador de la enorme hacha. La gente dice cosas pero, qué quieren que les diga, en realidad me importa un pito lo que les pueda haber pasado o lo que puedan estar haciendo. Lo que sí sé es que yo, desde entonces, no he podido volver a ser feliz.



                                                        Francisco L. González-Camaño