Follow by Email

lunes, 30 de mayo de 2011

Dubai, el espejismo capitalista

Que a los nuevos ricos del mundo les dé por trasladarse a los complejos turísticos de Palm Islands o de Jumeirah Beach, en pleno desierto arábigo, para sacar a relucir sus rutilantes fortunas de última hora nos parece, quizá, la más justa alegoría de este tardocapitalismo post-industrial que entre todos sobrellevamos.
Después de ver el interesante documental The Dubai in me del suizo Christian von Borries algunas consideraciones me vienen a la mente. La primera, que las relaciones de poder entre los hombres no han cambiado tanto desde que nos hemos organizado socialmente en el planeta: los templos del poder (laico) del siglo XXI se están levantando con parecido sudor y similar sangre que las megalómanas pirámides del Egipto de los faraones. Solo que si antes eran de los esclavos del norte de África, ahora son de hombres que vienen del sureste asiático: Bangladesh, Pakistán o la India.
La segunda, que el gran capital necesita continuamente recrearse, aunque para ello produzca una ficción, un espejismo entre tanta arena. La Dubai Holding -propiedad de la familia del jeque gobernante- no es solo una multinacional con ramificaciones  all over the world sino un auténtico modelo de gobierno postmoderno.
Y la tercera (por no seguir pensando), que la egolatría y la avidez crematística de lo más granado del establishment arquitectónico (Koolhaas, Foster, Gehry, Nouvel y Hadid incluídos) no tiene límites. Al reclamo del dinero deslumbrante se han puesto a trabajar hasta conseguir que un esquinado emirato de apenas 4.114 kilómetros cuadrados se convierta en el más glamuroso y exclusivo shopping mall del planeta, el lugar ideal para la felicidad completa de alguien como Paris Hilton.ubai/frameset.html
http://masseundmacht.com/dubai/frameset.htmlhttp://masseundmacht.com/dubai/frameset.html

2 comentarios:

  1. Che, me pareció buenísimo lo que escribiste. Ahora lo comparto en facebook. Puedo? Tengo permiso del autor?

    ResponderEliminar
  2. Hola amigo, gracias por tus palabras. Puedes si quieres compartir mi texto en tu facebook, no hay problema. Un saludo.

    ResponderEliminar