Follow by Email

martes, 29 de marzo de 2011

ART ATTACK

El derrumbe de las Torres Gemelas no sólo fue un minucioso ataque terrorista financiado por el Satán del Islam. Debemos leerlo también como la más acabada y espectacular metáfora artística de la era del postarte. Metáfora que, dicho sea de paso, el cine, la televisión y algunos de sus más pretenciosos derivados, como el happening o la performance, ya venían anunciando décadas atrás.
Nuestro sistema nervioso, tan habituado a digerir espectáculos de violencia soberbiamente simulada, ya no es capaz de discernir la violencia real de la virtual. Sobre todo si te la sirven por pantalla.
Algunos artistas especialmente proclives a la provocación y el espanto porque sí se han sumado alegremente al aquelarre. Entre todos están dispuestos a conseguir que veamos con el ojo pasivo del consumidor de imágenes la violencia real y la devastación humana bebiéndonos una coca-cola y masticando pizza. O si no, pregúntense cómo han visto estos días las terribles imágenes del desastre japonés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario