Follow by Email

lunes, 16 de mayo de 2016

TORRE EIFFEL (1887-89)


La Torre Eiffel en 1889

La viga de hierro laminado fue el invento con el que los ingenieros y arquitectos de finales del XIX modificaron buena parte del paisaje que caracterizaría al mundo industrial: las vías férreas, los puentes de grandes luces, las nuevas estaciones y hasta los esqueletos de los rascacielos no pueden entenderse sin ella. El propio Eiffel ya la había utilizado en sus proyectos para los puentes de Garabit y Oporto, pero no será hasta la erección de la torre que lleva su nombre, pieza estrella de la Exposición de París de 1889 e icono más universal de la Francia moderna, que la lámina de hierro se convierta en metáfora visual capaz de establecer sus propias convenciones estéticas y, al tiempo, en emblema capaz de expresar el poder tecnológico como instrumento del progreso de las naciones.

Hay que decir que Eiffel se mostró al principio poco receptivo a la idea de una torre tan alta (305 metros sin la antena) y solo después de la insistencia en su viabilidad de dos de sus socios ingenieros, Maurice Koechlin y Émile Nouguier, aceptó involucrarse en el proyecto alegando su utilidad en el futuro como laboratorio para el desarrollo de experimentos científicos relacionados con la meteorología, la física o la telegrafía.
En la Torre Eiffel es imposible diferenciar el aspecto externo de su estructura interna, pues toda la obra está concebida como una red estructural de vigas y piezas metálicas cuyo fin principal es aportar estabilidad sin dejar de sugerir levedad. Su diseño obedece a una idea muy francesa: la simetría. Y tanto sus osadas dimensiones como el material de su factura declaran la aspiración de volver a situar a Francia a la vanguardia de la modernidad, muy amenazada por el empuje de los Estados Unidos de América.

La torre vista desde el Campo de Marte




No hay comentarios:

Publicar un comentario