Follow by Email

sábado, 21 de mayo de 2016

Residencia Tassel, Victor Horta, 1892-93

Hotel Tassel, Bruselas

 Aunque a muchos mandarines de la Academia Moderna les siente como un tiro, el propio Hitchcock –sumo sacerdote en su día de la misma- reconoció que el Art Nouveau “ofreció el primer programa internacional para la renovación básica de la arquitectura tradicional” y que “el Art Nouveau es, sin duda, la primera etapa de la arquitectura moderna europea”. Si hablamos de arquitectura la fase más creativa de este movimiento, que surgió primero en las artes gráficas y decorativas,  abarcó desde 1893 hasta 1905 aproximadamente. Y si hemos elegido la casa Tassel de Victor Horta es porque a ésta se la considera el primer ejemplo de puesta en práctica de los nuevos principios formales, aunque a nosotros nos guste mucho más la casa van Eetvelde, tres años posterior y un auténtico prodigio de aprovechamiento de un espacio reducido y del uso de la luz natural a través de un patio cubierto que une dos cuerpos en paralelo en diferentes alturas.

En cualquier caso, la residencia Tassel puede presumir de ser la primera vivienda particular, todavía en pie, donde se exploran las posibilidades del hierro como material no solo constructivo sino también ornamental. Toda su estructura es un esqueleto metálico que se explicita en el interior mientras que en la fachada convive con el tradiconal bloque de piedra y solo se visualiza en el acristalamiento de la parte central. Pero donde realmente se ponen de manifiesto los nuevos principios formales es en el interior de la casa: suelos, paredes y techos se cubren de “líneas látigo” –marca del arquitecto- que se entrelazan y ascienden por los montantes del acristalamiento, cercan las patas de los muebles y todo para volver a retornar a su origen. Una nueva concepción unitaria liga los elementos estructurales a los visuales como queda reflejado en la célebre caja de la escalera principal. En ella Horta aprovecha su armazón metálico, que deja a la vista, para hacer surgir de él distintas molduras de hierro curvo que terminan por formar las barandillas y otros elementos funcionales que así unidos determinan una nueva definición del espacio, sinuoso, despejado y luminoso a la vez.

Caja de la escalera principal, H. Tassel



No hay comentarios:

Publicar un comentario